Los celtas son un conjunto de pueblos de orígenes diversos que hablaban una lengua llamada celta. La palabra no tiene connotación racial alguna, sino que refiere estrictamente a estructuras socioculturales. La terminología, es además, muy reciente y sirve para clasificar un grupo humano bastante extenso. Los pueblos "celtas" ocuparon a partir del siglo V de la era cristiana, gran parte de Europa, las Islas británicas, el territorio que se extiende desde la desembocadura del Rin hasta los Pirineos y desde el atlántico hasta Bohemia, con prolongaciones en el n orte de Italia y Noroeste de España.
Al igual que otras culturas indoeuropeas durante este periodo, los primeros celtas mantuvieron una mitología politeísta y una estructura religiosa. Esta mitología no sobrevivió al imperio romano, debido a su conversión al cristianismo y a la pérdida de sus idiomas originales.
Actualmente los pueblos celtas son los que hablan tales lenguas: irlandeses, escoses del norte, naturales de la isla de Man, galeses y algunos habitantes de Cornualles británicos. Se incluyen también aquellos que si bien no conservan la lengua, sí las tradiciones y el espíritu que se remonta a la antigüedad: Bretaña, Galicia española y la Irlanda anglófana. También algunas regiones francesas.
Los druidas, fueron la gran clase hereditaria de sacerdotes responsables de transmitir y practicar las tradiciones mitológicas y religiosas de los pueblos célticos. El papel del druida puede compararse a la casta hindú de los brahmanes y como ellos se especializaron en las prácticas de magia, sacrificio y augurio.
Los druidas eran particularmente asociados al roble y al muérdago (hierba parasítica) que normalmente crece en estos árboles); y se cree que ellos utilizaban a este último para preparar medicinas o pociones alucinógenas. No es casualidad que a los integrantes de la clase sacerdotal se los llamara druidas, palabra de raiz céltica -“derb” y “dru” quieren decir roble- y significa “conocedores del roble” ya que practicaban sus ritos en medio de la espesura de los bosques. Allí celebraban asambleas, sentados en troncos sagrados, desde donde administraban justicia y decidían la paz y la guerra.
Las Runas, definidas como piedras que hablan, son signos mágicos poseedores de extraordinario valor esotérico, oculto y metafísico, que nos sirven de vehículo informativo tanto en el plano visible, como en el invisible. Se emplearon para escribir en las lenguas germánicas principalmente en Escandinavia y las islas Británicas
Las variantes escandinavas del alfabeto se conocen también como futhark o fuþark (pronunciación AFI: ['fuθark]), término que deriva de las seis primeras runas: Runic letter fehu.svg Runic letter uruz.svg Runic letter thurisaz.svg Runic letter ansuz.svg Runic letter raido.svg Runic letter kauna.svg que se transliteran como F, U, Þ, A, R y K. La variante anglosajona se conoce como futhorc, debido a los cambios producidos en la pronunciación de estas mismas seis letras en el inglés antiguo. Las inscripciones rúnicas más antiguas encontradas datan de alrededor del año 150, el alfabeto fue reemplazándose por el latino con la cristianización, alrededor del año 700 en la Europa central y al finalizar la época vikinga, alrededor de 1100, en Escandinavia.
Las naciones celtas o países celtas son aquellas naciones que han mantenido a lo largo de los siglos sus raíces culturales celtas (célticas), y mantienen en particular el uso de una lengua celta. Hasta el siglo V el conjunto entero de las Islas Británicas y gran parte de lo que es hoy Europa occidental eran predominantemente celtas, pero solo los extremos situados al noroeste del continente conservaron sus lenguas y su cultura celta, debido a que allí la romanización fue tardía o inexistente, y/o dado que las invasiones germánicas no las alcanzaron plenamente o no llegaron a asimilar a las poblaciones locales. La Liga Celta y el Congreso Internacional Celta solo consideran como naciones celtas a las naciones que comparten la característica de tener un Liga Celta se basa en criterios lingüísticos, y por lo tanto otros territorios con pasado celta como Galicia no pueden formar parte de ella, al no contar en la actualidad con idiomas celtas.
Brigid (o Brigit), gran diosa irlandesa del fuego y la poesía. Se la considera hija de Dagda y pertenece a los Tuatha Dé Danann. Su nombre proviene de un radical que significa "altura", "eminencia", lo que señala su preeminencia. Aparece en la tradición irlandesa con distintos nombres, que simbolizan las funciones sociales que se le atribuyen, esquemáticamente ella es triple, pertenece a las tres clases de la sociedad indoeuropea; diosa de la inspiración y de la poesía (clase sacerdotal), protectora de los reyes y guerreros (clase guerrera) y diosa de las técnicas (clase de los artesanos, pastores y labradores) Mórrígan, cuyo nombre significa literalmente "La reina de los fantasmas" era una diosa tripartita de la guerra de los celtas irlandeses antiguos que incitaba a los guerreros a combatir. Colectivamente era conocida como Morrigu, pero sus personalidades también eran llamadas; Nemhain (pánico), cuyo aspecto espantoso adoptaba sólo cuando se presentaba ante los que iban a morir; Macha (batalla), que aparece bajo la forma de una hembra de cuervo y Badh, cuyo nombre deriva del protocelta bodbh, "corneja", aspecto con que incitaba a los guerreros a la batalla.
Epona o Épona es la diosa celta de los caballos, de la fertilidad y de la naturaleza, asociada con el agua, la curación y la muerte indistintamente, comparable a Cibeles. Es original de la mitología gala, y en Irlanda se le conoce como Edain. Su equivalente en la mitología galesa es Rhiannon, esposa de Pwyll, obligada a llevar a las visitas de su marido en forma de yegua hasta el interior del palacio. Asimismo es conocida como Rosette. Su asociación con la muerte se debe a la antigua creencia de que los caballos eran guías de almas, de uno a otro mundo. A veces, también por esta asociación se la representa con una llave, un mapa o un plano, para guiar a los muertos hacia el cielo. La difusión del dios Lug se sustenta por el gran número de lugares en los que aparece su nombre, extendiéndose por todo el mundo celta de Irlanda a Galia. Las más famosos de éstas son las ciudades de Lugdunum (la ciudad francesa moderna de Lyon) , Lugdunum Batavorum (la ciudad moderna de Leiden) y Lucus Augusta (la actual ciudad de Lugo), además la raíz Lug está presente en todo el cantábrico, como ejemplo tenemos la tribu de los Astures de nombre Lugones o el término Lugas que en las tierras interiores de Cantabria se refiere a los rayos de sol que se cuelan entre las nubes. Lug es descrito en los mitos célticos como un allegado a la lista de deidades, y normalmente se describe teniendo la apariencia de un hombre joven.
Dagda' (en protocelta Dagodeiwos; en irlandés antiguo dag dia; en irlandés Daghdha /dˠəi/; literalmente, "dios bueno") es el dios principal de la mitología celta irlandesa, integrante de los Tuatha Dé Danann. Se le denomina Dagda por que es el "dios bueno", no bueno en un sentido moral, sino bueno en todo. Ha sido llamado Eochid ("padre de todos"), Lathir ("padre poderoso")y Ruadh Rofhessa ("rojo de la gran ciencia"). Dagda es una figura paterna, un protector de la tribu. Lleva un caldero cuyo contenido es inagotable, prototipo del Grial, y un arpa mágica que puede tocar, por si sola, aires de lamento, de sueño, de muerte o de risa. Posee también, una maza; si golpea a alguien con uno de sus extremos, lo mata; si lo hace con el otro, lo resucita. Diancetch es el Dios de la medicina en la tradición irlandesa. Tenía una “fuente de la salud” que la cuidaba junto con su hija Airmed, cualquier guerrero o soldado muerto o herido podía ser depositado en la fuente y se sanaba o resucitaba. Cuando Nuada perdió su mano en la batalla, el hijo de Diancecht, Miach, fue capaz de reemplazarla con una mano de plata. Diancecht se puso tan celoso de las capacidades de su hijo que decidió matarlo. En el sitio donde Miach fue enterrado, brotaron todas las hierbas medicinales que hoy se conocen. Airmed las recolectó y las guardó en su capa, razón por la cual hoy conocemos las hierbas medicinales.
Hijo de Dagda y Boann, se trata del Dios del amor. Encima de su cabeza revoloteaban cuatro pájaros que simbolizaban sus besos. Con su canto hacía que se enamoraran las parejas. Se cuenta que una vez quedó totalmente enamorado de una doncella que vio en sueños. La buscó por toda la región para ver si existía, pero no la encontraba. Un día su yudante Bov el Rojo le dijo que encontró a una chica que podría ser la que vio en sueños, en un lago llamado Boca del Dragón. Angus se fue entonces al lago y encontró a quinientas doncellas paseando cerca del lago. Todas iban en pareja unidas con una cadena de oro. Pronto se enteró que la doncella se llamaba Caer y que tenía el poder de convertirse en cisne cada año. Un día se atrevió a llamarla y justamente cuando pronunció su nombre se transformó en un hermoso cisne. Angus se lanzó al lago y ella lo aceptó y se unieron en el amor y cantaron juntos y todos los que oyeron la música divina se durmieron por tres días y tres noches. Balar, Balor o Bolar, se trata de un dios irlandés que pertenecía a la raza de los gigantes. Este dios aparecia representado con un único ojo en la frente y otro en la parte posterior del cráneo. Este último ojo lo mantenía siempre ce­rrado ya que su mirada era mortal. Existen diversas leyendas sobre la muerte de este dios a manos de su nieto Lugh. La versión más cono­cida de su muerte relata cómo Balar había matado al rey de los Tuatha de Danann, Nuada. Lugh quiso vengarle por lo que se acercó sigilo­samente a Balar y, antes de que éste tuviera ocasión de reabrir su ojo posterior, le lanzó una piedra con su honda con la que le atravesó el cráneo, produciéndole la muerte instantánea.


Google
;