La mitología japonesa es un sistema extremadamente complejo de creencias. El panteón Shinto por sí solo se compone de una colección de más de 8.000.000 de dioses (Kami en japonés). A pesar de la influencia de la civilización china antigua, una parte muy importante de la religión y mitología japonesa son únicas. Contiene tradiciones Shinto y budistas así como creencias populares agrícolas. Por otra parte, a diferencia de la mitología griega, nórdica y egipcia, es relativamente difícil distinguir cuál es verdaderamente un mito para los japoneses.
Un resultado notable de la mitología japonesa es que explica el origen de la familia imperial, y les representa como descendencia divina. La palabra japonesa para Emperador en Japón, tennō (天皇), significa el "Soberano celestial" (el carácter 天 significa "cielo").
Izanagi y su esposa Izanami crearon muchas islas, deidades y antepasados de Japón. Cuando Izanami murió dando a luz, Izanagi intentó (pero falló) rescatarla del Yomi (el inframundo). En el rito de limpieza posterior a su regreso, él engendró a Amaterasu (la diosa del Sol) de su ojo derecho, a Tsukuyomi (el dios de la Luna) de su ojo izquierdo, y Susanoo (el dios de las tormentas y tempestades) de su nariz. Amaterasu Ō-Mikami o Amaterasu Okami es la diosa del Sol en el sintoísmo y antepasada de la Familia Imperial de Japón según los preceptos de dicha religión. También conocida como Ōhiru-menomuchi-no-kami 大日孁貴神, su nombre significa diosa gloriosa que brilla en el cielo. Es una de las deidades sintoístas (Megami) más importantes.
Tsukuyomi-no-kami o Tsukiyomi, es el dios de la luna. Tsukuyomi ascendió a los cielos donde vivió con su hermana, Amaterasu, hasta que éste mató a Uke Mochi, la diosa de la comida, en una fiesta del cuerpo de Uke Moochi surgieron los alimentos terrenales fundamentales, ya que de los ojos surgió el arroz, de sus orejas aparece mijo, de sus genitales trigo, de la nariz surgen judías pintas y del recto la soja). Desde entonces, Amaterasu se enfadó tanto que aseguró que nunca volvería a ver a Tsukuyomi, y se movía de un lado al otro del cielo evitando al dios. Por esta razón la luna y el sol nunca se encuentran. Susanoo, en el sintoísmo, es el dios del mar o de las tormentas, y las batallas. Es el hermano de Amaterasu, la diosa del Sol y de Tsukuyomi, el dios de la Luna. Este dios se califica a veces de brutal y a veces de considerado. El Kojiki y el Nihonshoki tienen escrita su legendaria represión de un monstruo de serpiente llamada Yamata-no-Orochi.
Ama no Uzume es la diosa de la felicidad, la fertilidad y la danza. Ella fue responsable de la salida de Amaterasu fuera de su caverna. El hermano de Amaterasu, el dios tormentoso Susanoo había destrozado sus edificios sagrados y había matado una de sus doncellas, aterrorizada, se retiró en una cueva dejando el mundo, sin el sol. Uzume volcó una tina cerca de la cueva y comenzó un baile, arrancando su ropa delante de otras deidades. Ellos se rieron, Amaterasu los oyó, y miró para ver de qué se trataba. Cuando al asomarse, vio su reflejo en un espejo, salió de su escondite. El dios Ame-no-Tajikarawo-no-mikoto cerró la cueva, y la luz fue restaurada. Inari ha sido representada tanto como una deidad masculina como femenina. La forma más popular de representarse, según los estudios de Karen Ann Smyers, es como una deidad femenina joven.Los zorros de Inari, o kitsune, son de un blanco puro y actúan como sus mensajeros.
kitsune significa zorro, animal que constituye un elemento de singular importancia en el folclore japonés, hasta el punto en que dicha palabra se utiliza tradicionalmente para nombrar a aquel espíritu del bosque con forma de zorro, cuya función clásica es la de proteger bosques y aldeas. Según la mitología japonesa, el zorro es un ser inteligente que posee habilidades mágicas, las cuales ve incrementadas con la edad y la adquisición de conocimientos. Está estrechamente asociado al dios Inari, dios de la fertilidad, de la agricultura, del arroz y de los zorros, tanto como mensajero como sirviente del mismo. Jinmu Tennō fue el fundador tradicional de Japón y el primer emperador de Japón según el orden tradicional de sucesión. Su reinado abarcó desde el 11 de febrero de 660 a. C. hasta su muerte en 585 a. C. Su nombre contemporáneo, Jinmu, le fue dado como nombre póstumo por Ōmi no Mifune, quien nombró a todos los emperadores con nombres chinos.
Los dragones japoneses son unas criaturas legendarias de atributos físicos similares a los de los dragones chinos y coreanos. El ryū proviene de China y es una de las cuatro bestias divinas de la mitología japonesa. Es con frecuencia emblema de emperadores o héroes, pero sobre todo representan la sabiduría, a diferencia de los dragones chinos, mejor conocidos como los "Long". Su apariencia es muy diferente a los chinos: tiene cuerpo de serpiente, cabeza de cocodrilo, escamas de lagarto, cuernos de ciervo, ojos de gato, nariz de salamandra, garras de águila, y zarpas de lagarto. Los kappa son criaturas mitológicas según el folclore japonés que viven en lagos. Los kappa suelen representarse como pequeños humanoides con forma de rana del tamaño de un niño. La cara tiene aspecto de tortuga y en muchas ocasiones es dibujado con un caparazón en la espalda. Utilizan sus extremidades con forma de aletas para desplazarse y nadar a gran velocidad. Algunos kappas, llegan a hacerse amigos del hombre, e incluso los ayudan a regar los huertos, o enseñan trucos de medicina.
Genbu es la palabra japonesa que se utiliza para referirse a uno de los cuatro monstruos divinos que indican los puntos cardinales. Genbu tiene la apariencia de una tortuga y una serpiente. Representa al Norte, su color es el negro y simboliza el elemento tierra. . Además de representar al norte, también hace referencia a la estación del invierno. Suzaku es la palabra japonesa que se utiliza para designar a uno de los cuatro monstruos divinos de la mitología japonesa, representativos de los puntos cardinales. Simboliza el Sur y se representa como un ave fénix. Su elemento es el fuego. En china se le conoce como el ave bermellón y también representa el verano.

Seiryuu es el dios que representa el Este y su elemento es el agua. Su representación es un dragon azul. Se le conoce como dragón azure y se le relaciona con la primavera.
En Japón, el dragón azul es uno de los cuatro espíritus guardianes de las ciudades y se dice que protege la ciudad de Kioto.
El templo de Kiyomizu representa al dragón azul. Antes de entrar al templo hay una estatua del dragón, la cual se dice que hay que beber a medianoche desde la fuente que hay en el templo.

Byakko significa Tigre Blanco. En la mitología japonesa se refiere a uno de los cuatros monstruos divinos que representan a los puntos cardinales. Byakko simboliza, el Oeste y también, el elemento rayo o aire. Se dice que su rugido es capaz de llamar a la tempestad y que es capaz de provocar abrumadoras tormentas eléctricas. Sus alas son como las de un angel

Google
;